Las delicias de los Baños del Inca

Las delicias de los Baños del Inca

Hay algo muy reconfortante en entregarnos a esa deliciosa sensación que nos envuelve al sumergirnos en las cálidas aguas termales de los Baños del Inca. Cerrar los ojos, dejando que el suave movimiento del agua nos arrulle mientras flotamos suspendidos en el tiempo. Pensar que allí mismo, siglos atrás, el último monarca verdadero de un gran imperio y su corte completa reposaban de sus obligaciones; quizás nos induzca a creer que ellos, más que inteligentes, eran sabios.

Los Baños del Inca, primera maravilla del Perú

Y es que si deseamos viajar a Perú para conocer Cajamarca y la gran cantidad de atracciones turísticas que tiene para ofrecer, no debemos dejar pasar la experiencia de relajarnos en los históricos Baños del Inca, ya que su generoso contenido de litio y otros minerales nos garantizan un merecido descanso; mientras lo bonito de sus instalaciones nos proporcionará un paseo más que agradable.

Por un módico precio tenemos la oportunidad de caminar sobre las ardientes calderas volcánicas que alimentan el sistema de las pozas termales. Disfrutar de sus tranquilos jardines al tiempo que apreciamos el ágil vuelo de los hermosos Quindes que allí pululan. O palpar un poco de historia al adentrarnos en los aposentos donde el mismísimo Inca Atahualpa se olvidaba de lo que significaba ser el amo de una enorme parte del continente sudamericano para sumergirse en el más profundo relax.

El complejo de los Baños del Inca, que ostenta el título de la primera maravilla del Perú, también cuenta con piscinas temperadas al aire libre, sauna, bungalows con piscina privada para quien desee alojarse allí mismo, un tópico de enfermería para controlar tus signos vitales y un centro de masajes e hidroterapia donde se utilizan las mismas aguas volcánicas de apreciadas propiedades medicinales para combatir afecciones nerviosas, reumáticas y de la piel.

Una parte importante de la historia peruana

Cuentan que este era por lejos el lugar favorito de descanso del Inca Atahualpa. Quien siempre que viajaba desde o hacia Quito, en el hermano país de Ecuador, tenía como parada obligada este encantador paraje. Fue allí donde se encontraba cuando las fuerzas de Francisco Pizarro arribaron a la ciudad de Cajamarca. Astutamente, el conquistador español, invitó al emperador Inca a un banquete en la ciudad. Nuestro regio gobernante, ignorando sus intenciones, aceptó incautamente y se dirigió con todo su séquito a la actual plaza de armas; en aquella época también la plaza principal.

La historia documentada relata que los primeros hombres de Atahualpa llegaron desde temprano en la mañana, prosiguiendo la marcha hasta pasado el medio día, momento en el cual hizo su aparición sobre un anda el mismísimo emperador incaico. Cerrando el desfile de sus miles que seguidores que abarrotaban la plaza. Tras una breve, y nada eficaz, conversación los españoles atacaron. Al llegar el ocaso era cautivo el último emperador verdadero del imperio Inca.

Esta porción de la historia queda retratada en varias partes de la ciudad de Cajamarca. Pero mi parte favorita es la que encierra este prodigioso complejo de aguas termales. Con su amplia poza real, casi una piscina, que guarda en sus antiquísimas piedras recuerdos de una época donde emperadores y nobles se deleitaban en sus aguas. Adentrarme en el aposento del Inca luego de un relajante baño, para descender por las escaleras y tocar el agua que se agita en el fondo. Conectarme a cientos de años de historia e involucrarme con un evento que cambió el rumbo de medio continente.

¿Cómo y cuando ir a los Baños del Inca?

Así que si decides hacer turismo en Perú y conocer esta bella parte del país, no dudes en ir a los Baños del Inca. En tan sólo quince minutos recorrerás los seis kilómetros que separan el distrito de Baños del Inca con la ciudad de Cajamarca e inmediatamente podrás disfrutar de esta maravilla histórica. Las líneas de transporte regular del distrito pasan frente al complejo así que no necesitas un taxi para llegar; pero si por comodidad decides abordar alguno, pregunta a un poblador cuanto deberían cobrarte desde el punto donde lo tomas para asegurarte que la tarifa es la correcta.

Es preferible ir de Lunes a Jueves, ya que los fines de semana suele estar abarrotado; pues es costumbre de los cajamarquinos recuperarse de la ardua semana laboral yendo a relajarse en los Baños. Si olvidaste tus enseres de aseo podrás adquirir lo que necesites con cualquiera de los vendedores que están alrededor de la entrada. Para cualquier otra compra puedes dirigirte a cualquiera de las tiendas cercanas dentro del distrito. Y como es probable que al salir tengas hambre aprovecha para degustar algún platillo o bocadillo de los muchos que se ofertan en los alrededores. Si sólo te apetece algo ligero puedes tomar un tonificante emoliente. Es importante señalar que las personas discapacitadas tienen un descuento especial a la hora de utilizar las pozas.

Como ves no hay excusas para dejar pasar esta deliciosa experiencia. Si deseas recuperarte del cansancio o trajín del viaje. Conocer algo más de historia. Pasar un momento de relax. Cuidar un poco tu salud. O simplemente mimarte flotando en aguas volcánicas. Los Baños del Inca son el lugar ideal y esperan por ti.

Baños del Inca, datos Importantes:

Complejo turístico “Baños del Inca”: ctbinca.com.pe

Email: informes@ctbinca.com.pe

Dirección: Calle Atahualpa S/N – Distrito Baños del Inca (Frente a la plazuela)

Entrada promedio: S/. 06.00 (Seis nuevos soles peruanos)

Premios: Elegida como la “Primera maravilla de Perú” en el concurso “Las siete maravillas del Perú”

Foto Pasadizo principal del Complejo Turístico Baños del Inca

Authored by: Carlitos Fox

There is 1 comment for this article

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *